Es casi una tradición. Cada año en enero nos proponemos “comer mejor”, “pasar menos tiempo en YouTube”, “cambiar las llantas a tiempo” o lo que sea. Pero en febrero ya nos hemos olvidado de nuestros propósitos. ¿Por qué? Porque casi todas las resoluciones son realmente deseos o cosas que nos han dicho que “debemos” hacer, en vez de compromisos que salen de nuestro corazón. Entonces, nuestra vida diaria empuja estas tradiciones al asiento de atrás.

Este año vamos a romper con las tradiciones y aplicar nuestra pasión por el buceo y el mundo submarino para encontrar propósitos reales. Quizá te has dado cuenta de que cuando la gente se compremente con resoluciones reales e importantes por las que realmente se preocupan, consiguen hacerlas realidad.  El filósofo estadounidense William James estaba en lo correcto cuando dijo: “actúa como si lo que haces marca la diferencia. Lo hace”.

Dado que pensamos de maneras diferentes y tenemos diferentes talentos, puede que lo que más le apasiona a alguien es diferente de lo que le apasiona a otra persona. Y es perfecto porque hay varias necesidades que nos llaman para ser la fuerza para el cambio positivo. Pero, en definitiva, con cada esfuerzo nos involucramos con pasión en algo que implica naturaleza, otras personas, nosotros mismos o, con frecuencia, una combinación de estos.

Naturaleza

En blogs anteriores hablamos sobre cómo los buceadores están marcando la diferencia en las diferentes amenazas a nuestros mares.  Los problemas globales pueden parecer abrumadores, pero estos buceadores demuestran que todos podemos contribuir al cambio si conocemos su secreto: no piensan de manera amplia. Piensan de manera concisa y profunda. Escogen cosas pequeñas y con enfoque que no son abrumadoras, como por ejemplo, reducir los desechos de plástico, pajita a pajita o haciendo campañas para crear un Hope Spot en un arrecife local  o area marina protegida y enfocarse apasionadamente en estos focos. Uniéndose a limpiezas, haciendo de voluntarios como científicos ciudadanos, en granjas de corales… La lista es larga, definitivamente no es fácil, pero factible. Entonces, aunque nadie puede salvar los océanos, juntos lo haremos, trabajando en millones de cosas importantes a la vez. ¿Necesitas algunas ideas sobre cómo encajar? Empieza aquí.

Otra gente

Sabes que bucear transforma vidas, o probablemente no estarías leyendo esto.  Es una poderosa herramienta para el cambio social positivo. Inspira a la gente de manera creativa, ayuda a traspasar barreras sociales y, sobre todo, genera defensores activos del océano. Como comentaba en mi ultimo artículo de blog, el buceo es una importante fuerza sanadora.

El buceo también es una de las pocas actividades en las que un experto profesional puede ir a bucear con un novato primerizo y los dos pueden pasarlo genial juntos (intenta esto jugando al tenis). El buceo une a las familias y amigos, sobrepasa culturas (bajo el agua, todos hablamos el mismo idioma) y enseña trabajo en equipo y autodisciplina.

“No puedes cambiar a nadie” el autor americano Roy T. Bennett nos recuerda “pero tú puedes ser la razón por la que alguien cambia”. Decide ser esa razón. Márcate un objetivo para decirle a alguien cada semana (¡o día!) por qué te encanta bucear, y si les gusta lo que están escuchando, cómo empezar.  El buceo nos ayuda a ser mejores personas, pero no compartir esto es, en mi opinión, un poco egoísta.

Nosotros mismos

No desestimes continuar con tu educación de buceo como una “auténtica” resolución porque te diviertes haciéndolo. Míralo de esta manera: si tienes un compromiso para enseñar a otras personas la belleza del mundo submarino (o el daño), ¿podría la fotografía submarina ayudar a esto? ¿Si aprendieses a bucear con traje seco? ¿Podría ayudar la identificación de peces a documentar las especies de poblaciones invasivas y autóctonas? ¿Buceo adaptado para compartir buceo con personas con discapacidades? Para estar en la mejor posición para compartir buceo, echa un vistazo a los programas Divemaster, Assistant Instructor y PADI® Open Water Scuba Instructor. Y, piensa más allá del buceo, RCP y primeros auxilios pueden ayudar a crear una gran diferencia allá donde vayas y aprender un nuevo idioma te ayudará a ser embajador del océano para más personas y culturas. No importa cuánto hayamos cumplido o sepamos, siempre podemos hacer y aprender más. El maestro pintor Pablo Picasso dijo: “siempre estoy haciendo lo que no puedo hacer, así puedo aprender cómo hacerlo”. Gran consejo.

Mientras reemplazamos resoluciones tradicionales poco sólidas por auténticos compromisos para ser una fuerza positiva, te dejo una de mis citas preferidas. Rob Siltanen, ejecutivo de publicidad de una de las campañas más exitosas de Apple dijo: 

Las personas que están lo suficientemente locas para creer que pueden cambiar el mundo son aquellas que lo hacen.

Dr. Drew Richardson
Presidente y CEO de PADI

Share This