Lesley with Lemon sharks
Foto: Mike Ellis

Embajadora del océano, periodista fotográfica, empresaria y Divemaster son algunas de las facetas de la nueva  AmbassaDiver™ PADI Lesley Rochat. Queríamos indagar en las profundidades de su vida y averiguar que le motiva y cómo se mantiene inspirada para desempeñar tantas labores maravillosas para la protección de nuestros océanos…

¿Cómo empezaste en el buceo?

Mi amor por los océanos se remonta a mi infancia creciendo en la Ruta de los Jardines de Sudáfrica y pasando horas en el agua cuando era niña. Al mismo tiempo, estaba fascinada por las series de Jacques Cousteau sobre el océano y decidí que un día también exploraría esa zona bajo la superficie. Cuando puse mi cabeza bajo el agua mi amor por el océano se multiplicó y me dejó fascinada hasta el día de hoy.

Lesley Rochat photographing a whale shark
Foto: Rodrigo Friscione

¿Qué te motivó a trabajar en conservación?

Empecé a trabajar hace varios años como autónoma como periodista de viajes de buceo, fotógrafa y videógrafa subacuática. A menudo cuando volvía a los mismos destinos era testigo de la deterioración de estas zonas. Esto me preocupaba mucho, así que empecé a escribir no solo sobre la belleza de las zonas en las que buceé, sino también sobre las amenazas medioambientales de estas zonas. Esto me llevó a convertirme en una fotoperiodista medioambiental con numerosas publicaciones con énfasis en temas marinos.

Cuanto más investigaba para mis artículos más consciente era de las dificultades de nuestros océanos y como las mejoradas prácticas de pesca estaban destruyendo toda la vida de nuestros buceos y esto me hacía preocuparme más al respecto. Una preocupación particular surgió cuando estaba aprendiendo que los tiburones, animales que juegan un papel crítico en mantener el delicado equilibrio de los frágiles ecosistemas marinos, son un objetivo dado que la existencia de otros peces está decreciendo mundialmente.

Sentí que necesitaba hacer algo al respecto y ser escritora medioambiental y videógrafa autónoma no me parecía suficiente, pero no sabía qué más podía hacer para ayudar hasta que conocí a Maxine, un increíble tiburón toro hembra que vivía en el Aquarium Two Oceans. Debido a Maxine, cuando supe más sobre la historia de su vida, dejé mi exitosa carrera corporativa, fundé AfriOceans para dedicar mi vida a la conservación marina y de tiburones y el resto es historia…

¿Qué impacto supuso en tu vida aprender a bucear?

Se convirtió en mi vida. Me presentó mi auténtico amor, el océano, y poco después de aprender a bucear, dejé una exitosa y lucrativa carrera corporativa y dediqué mi vida a ayudar a conservar los océanos.

SWIM LIKE A SHARK
Trabajar con jóvenes buceadores para inspirar a la próxima generación

¿Cómo esperas que tu trabajo inspire cambio en la percepción de la gente y en las conversaciones sobre el océano?

Practiqué siendo el ejemplo del cambio que queremos ver. Mediante mi trabajo me convertí en un modelo a seguir sobre como una persona puede marcar la diferencia, no importa lo pequeña que sea, en vivir cuidadosamente en la tierra y respetando todas las criaturas vivientes. Creo que no podemos salvar los océanos o cualquier vida preciada en la tierra si no empezamos a cambiar nosotros mismos, empezando a amarnos. En mis enseñanzas a los jóvenes y en las charlas motivadoras, no solo comparto historias sobre el océano y genero consciencia sobre las dificultades de los océanos pero animo a creer en uno mismo, aprendiendo a respetarse y a amarse a sí mismo, a ser valiente, buscando lo que parece imposible y aplicar esto no solo a la tierra sino generar cambio positivo y convirtiéndose en la voz de los que no la tienen.

 ¿Para ti cuál es la mayor amenaza para nuestros océanos?

Los principales causantes del deterioro de los océanos son el aumento en la demanda de recursos, avances tecnológicos, descenso de las reservas pesqueras, cambio climático, biodiversidad y pérdida de hábitat, contaminación y gestiones deficientes. Nuestro corazón azul, el océano, está enfermo. En cuanto a nuestro propio corazón, los hábitos no saludables pueden causar alta presión sanguínea, lo que puede ocasionar enfermedades arteriales coronarias, que pueden derivar en un derrame cerebral o en un ataque al corazón. De la misma manera, los hábitos abusivos e irresponsables de la humanidad han ocasionado daños a nuestro medioambiente y ha hecho que el corazón azul de nuestra planeta se encuentre críticamente enfermo. Con el ritmo de abuso actual, el diagnóstico final es un ataque de corazón fatal o el colapso de los ecosistemas oceánicos globales, que tendrán un efecto adverso en todos y cada uno de nosotros.

En mi exploraciones submarinas durante los últimos 25 años y como principal fotoperiodista medioambiental de AfriOceans, he podido presenciar de primera mano la deterioración de las zonas a las que he vuelto. Esto me sorprendió y entristeció. He practicado apnea con tiburones, pasado horas jugando con delfines en las Bahamas y fotografiado algunos de los principales edenes submarinos, tales como los de Sipadan, Raja Ampat y en las Islas Cocos. Cada lugar combate a diario el invasivo y negativo impacto humano. Motivada por la esperanza, mi determinación pretende generar consciencia e incentivar acción, en parte mediante mis imágenes y también mediante Shark Warrior Adventures, que ofrece a los viajeros experiencias transformadoras con algunas especies icónicas del océano tales como ballenas, delfines y tiburones. Necesitamos adoptar maneras de curar nuestro corazón azul y de salvar nuestros océanos, dado que nuestra vida depende de él.

Underwater photography
Foto: Scott Smith

¿Qué significa MyPADI para ti?

Estoy orgullosa de representar a PADI porque es una organización que comparte mi misión y visión de conservación. Los próximos 10 años son críticos para salvar varias especies que actualmente se encuentran en vías de extinción. Dado que estamos quedándonos sin tiempo, siento la urgencia de hacer más. MyPadi y ser una AmbassaDiver PADI me permite alcanzar un mayor público no solo para inspirar a otros compartiendo mi historia, promocionando mis mensajes de conservación pero también para presentar a más gente el deporte de skin diving, apnea y BUCEO. Una cosa es hablar con la gente sobre los problemas del océano, pero enseñarles la belleza de los océanos asegura ganarse su apoyo. Yo no conozco a una sola persona a la que le haya presentado el deporte del buceo que no se haya enamorado del océano como yo lo he hecho. Cuando tienes amor por algo, quieres protegerlo. De este modo todos podemos desarrollar un ejército de conservadores para salvar nuestros océanos.

Share This