Silfra

Norte de Europa

Desde una perspectiva de buceo, el norte de Europa cubre grandes extensiones del océano Atlántico y del mar del Norte además de algunos sitios de interior. Aquí te presentamos algunas de las opciones de buceo que esta increíble zona ofrece. Todos estos países son miembros de la Zona Económica Europea (Islandia y Noruega no son miembros de la Unión Europea) y se benefician de libre movimiento de personas, mercancías y servicios. Además de esto, también comparten buceo de renombre internacional.

Islandia. El secreto de Silfra: aguas cristalinas

Este lugar especial en Islandia se ha ganado el status legendario entre la comunidad internacional de buceo. Es un accidente geológico de tamaño relativamente pequeño en el que, literalmente, los mundos colisionan. Las enormes hendiduras de Silfra cuentan con agua dulce cristalina que proviene directamente del segundo mayor glaciar de Islandia. Los buceadores pueden cruzar el espacio comprendido entre los dos continentes y tocar la placa tectónica norteamericana y euroasiática al mismo tiempo. La visibilidad puede exceder los 100 metros y uno de los puntos más bonitos, el conocido como la Catedral, te quitará la respiración. Tiene 20 metros de profundidad y 100 metros de longitud y cuenta con paredes verticales. El agua es tan cristalina que los buceadores pueden ver lo que hay en el fondo. El buceo es único e inolvidable y ofrece aventuras increíbles para todos. Es apto para todo tipo de niveles: pueden disfrutarlo desde freedivers hasta los buceadores técnicos más apasionados y ni siquiera tendrás que lavar tu equipo de buceo cuando hayas terminado la inmersión.

Irlanda. En el lado salvaje del Atlántico: bucea en las islas Skellig

Si quieres bucear en algún lugar que sea representativo del buceo en el Atlántico salvaje, seguro que disfrutarás buceando en las islas Skellig. Estas dos rocas se alzan desafiantes entre las olas del Atlántico a 16 kilómetros al sureste desde la punta del condado de Kerry en Irlanda. Antiguas ruinas monásticas se alzan sobre finos pináculos y podrás escuchar los graznidos de los alcatraces que se sumergen en el océano en busca de abundantes bancos de caballas. La acción continúa bajo el agua con increíbles bajadas escarpadas que van más allá de los límites del buceo recreativo. Estas paredes están plagadas de esponjas y de anémonas de intensos colores y las aguas cristalinas ofrecen visibilidad por encima de los 30 metros. Jacques Cousteau habló maravillas sobre la vida marina en esta zona. Podrás avistar tanto bancos de abadejos como crustáceos de todo tipo de tamaño y color en las grietas y si se dan las condiciones, también es un punto conocido por los avistamientos de tiburones peregrino.

Reino Unido: Stoney Cove

Si estás planeando visitar Stoney Cove en un fin de semana soleado, te recomendamos que llegues temprano. Localizado en el centro del Reino Unido, algunas de las principales ventajas de Stoney Cove son su fiabilidad, accesibilidad y popularidad. Este lugar es excelente para asistir a una clase, para conocer a otros buceadores o para disfrutar de uno de los mejores de lugares de buceo de agua dulce. También podría ser el sitio del mundo más fácil para encontrar una junta tórica. Este lugar de buceo cuenta con 26 puntos de interés, entre los que se encuentran un preventor de reventón del pozo de una plataforma petrolífera (excelente para aquellos a los que le gustan las fotos de buceo comercial) y el pecio Stanegarth, un remolcador de más de 18 metros de largo. También podrás disfrutar de la maravillosa vida acuática: los principales depredadores son lucios dentados (aunque algunos discuten que el “monstruo” misterioso merece ese honor), además de percas y rutilos de intensos colores. Cuando hayas finalizado la inmersión, no tengas prisa, como puedes imaginar hay excelentes posibilidades para socializar después de la inmersión.

Dinamarca. Submarino: U-406, increíble inmersión en pecios

Si tienes ganas de explorar misteriosos pecios, compra un billete a Dinamarca. Algunos dicen que es la inesperada capital de pecios del mundo. Se estima que hay más de 10 000 pecios en aguas danesas, muchos de los cuales nunca han sido buceados. Uno especial es el submarino ruso de clase Foxtrot, el U-406. En 1994, el U-406 se hundió a 27 metros en aguas del mar del Norte, a 22 millas náuticas al noreste de Hanstholm. Según consta, debido a la trampilla izquierda abierta mientras era remolcado. El submarino cuenta con 91,5 metros de largo y está tumbado a babor, con mucho para explorar. Destinado a convertirse en un museo en Liverpool (Reino Unido) esa trampilla abierta cambió la suerte del U-406 y ahora es un museo únicamente para buceadores y se han eliminado todos los peligros medioambientales mediante cortes en el casco.

Noruega: indescriptible buceo en corrientes

El buceo en corrientes es adrenalina asegurada. No hay mucho que puedas hacer para competir con la auténtica euforia de “volar” sobre el fondo del mar arrastrado por la corriente. Saltstraumen, a unos 10 kilómetros del pueblo de Bodø (Noruega) cuenta con unas de las corriente más fuertes del mundo y, por ello, la experiencia de buceo es impresionante. Las corrientes pueden exceder los 8 nudos y, a veces, la diferencia de la altura del agua entre el fiordo y el océano puede ser como mucho de un metro. Toda esta agua transita en un estrecho de tres kilómetros de largo por 150 metros de ancho. Este movimiento rico en oxígeno atrae una gran variedad de flora y fauna marina. Este lugar es un paraíso para aquellos a los que le gusta la fotografía submarina debido a que se pueden avistar enormes abadejos. Las fuertes corrientes hacen que las condiciones de buceo sean gratificantes pero también exigentes. Este lugar de buceo cuenta con sitios apropiados para buceadores de todos los niveles y la visibilidad es excelente, llegando a alcanzar 60 metros. El consejo experto y crucial de los profesionales PADI de la zona es importante para encontrar algo que se adapte a tus habilidades de buceo, deseos y experiencia.

Suecia. Excelente buceo de orilla en el santuario de Kullenberg

A poca distancia en coche del norte de Malmö (Suecia) o de Copenhague (Dinamarca) podrás encontrar esta joya sueca. Se trata de una península de granito que apunta a Kattegatt hacia el oeste. Esta península está coronada por la Reserva Natural de Kullenberg, zona apreciada por los buceadores locales. La reserva cuenta con un litoral rocoso, accidentado y arbolado y con barrancos escarpados. Las aguas de las orillas rocosas albergan abundante vida marina: salmones y bacalaos en mar abierto y grandes langostas acechan bajo cada saliente y prosperan en este santuario marino protegido. Por si esto no fuese suficiente, la orientación de la península implica que es casi siempre posible encontrar un lugar de buceo resguardado y que tienes la posibilidad de tener el sitio de buceo solo para ti. Prepárate para aprovechar el día al máximo y haz una caminata con tu equipo a uno de los pequeños embarcaderos o escaleras que hacen que la entrada y la salida sean más fáciles (o inscríbete con un centro de buceo local y olvídate del esfuerzo). Las profundidades oscilan entre los 10 y los 30 metros y la visibilidad por lo general es buena, especialmente cuando hay menos plancton en los meses más fríos.

Finlandia. Buceo en pecios de primera categoría

Imagina el arquetípico pecio de buceo. Es grande y grácil, con tres mástiles de vela cuadrada, en buen estado de conservación, de fácil acceso y entra dentro de los límites del buceo recreativo No imagines más y vete a Mariehamn (Åland) donde encontrarás el Plus, constantemente valorado como uno de los mejores 10 pecios escandinavos. El Plus data de 1885 y tiene 90 metros. Se hundió en 1933 y se encuentra cerca del puerto con la proa hacia abajo entre 18 y 35 metros de profundidad. El casco y la cubierta están intactos y los mástiles se encuentran cerca del fondo. El Plus es un enorme pecio con potencial para varias inmersiones diferentes y lo mejor de todo es que es uno de los mejores pecios de la región.

Share This